Cómo elegir la base de maquillaje correcta

El mundo del maquillaje está avanzando a pasos agigantados, y cada vez nos encontramos con nuevas marcas que lanzan multitud de bases de maquillaje con infinitos tonos y subtonos. Entonces surge la duda… ¿Cómo elijo la base de maquillaje más adecuada para mí? 

Y aunque debemos estar agradecidas por la variedad que encontramos en el mercado, cada vez nos lo ponen más difícil para encontrar el producto correcto para nuestra piel. Hoy te contamos los puntos a tener en cuenta para acertar con tu base de maquillaje.

1. Ten en cuenta tu tipo de piel.

Encontramos bases de maquillaje en multitud de formatos, cada una recomendada para diferentes tipos de piel. Las bases de maquillaje fluidas son las más populares, y suelen servir para todo tipo de pieles ya que se adaptan a la perfección ofreciéndonos un resultado ligero.

Por otra parte, las bases compactas en polvo son adecuadas para pieles normales. Sobre todo si tu piel es grasa y quieres olvidarte de los brillos. Debes evitar este tipo de bases si tu piel es seca, ya que la tendencia será resecarla aún más. Las bases en stick son bastantes cremosas y pesadas, por lo que no las recomendamos para las pieles grasas.

2. Prueba el tono en la línea de la mandíbula.

Es importante aprender a elegir el tono. En la mayoría de ocasiones, cuando estamos ante todas las bases de maquillaje, solemos probar el tono en la mano o la muñeca. ¡Error! El color de nuestros brazos difiere al del rostro. 

Lo más recomendable es probar la base en la parte final de la mandíbula, entre la oreja y el cuello. Realiza un test con dos o tres tonos diferentes para comprobar cuál se funde mejor con tu piel. Espera un poco tras aplicar el producto ya que algunos maquillajes suben un tono al oxidarse.

Ten en cuenta también el subtono de tu piel para elegir la base con un tono cálido, frío o neutro.

  • Subtono rosado en la piel: debes elegir una base de subtono cálido.
  • Subtono amarillo: debes elegir una base de subtono frío.
  • Subtono neutro o aceitunado: mejor una base de transfondo neutro.

En el caso de dudas frente a las compras online, es preferible comprar una base más clara que una más oscura, ya que siempre se puede subir el tono con polvos bronceadores.

3. Elige una base más allá de tu maquillaje

¿Por qué conformarnos con una base que solo nos maquille si podemos ir un paso más allá? ¡Pídele un extra a tu base de maquillaje para conseguir que sea perfecta! Hidratación, antienvejecimiento, iluminación… Busca una base de maquillaje con una formulación que aporte beneficios a tu piel. Para ello, las bases de Pierre René nos traen la solución.

Base Advanced Lift: Esta base de maquillaje proporciona un efecto inmediato de rejuvenecimiento de la piel desde la primera aplicación. Perfecta para pieles maduras. Cumplen la función de botox natural, con vitaminas A, E y PP que mejoran la firmeza y densidad de la piel. Con factor de protección SPF 15.

Base Matte Active: Ideal para pieles grasas, mixtas o con tendencias a irritaciones. Equilibra la piel matizando las partes grasas del rostro e hidratando las áreas secas y normales.

Base Skin Balance: Esta es la base más universal, para todo tipo de pieles. Contiene extractos de plantas y vitamina E para difuminar las cicatrices, eliminar los pequeños granitos e imperfecciones y actuar como barrera natural para proteger la piel de los rayos solares.

4. ¿Y cómo la aplico?

Según el resultado que quieras conseguir, puedes aplicar tu base de maquillaje con brocha, esponja o con tus propias manos.

La brocha nos hará disfrutar de una cobertura mayor, ya que no retiene tanto producto como la esponja. El maquillaje queda extendido por todo el rostro en una capa más gruesa, menos integrada en nuestra piel. De este modo, el acabado será fiel a lo que nos anuncia la base.

La esponja tiende a absorber mayor cantidad de producto, aunque recuerda que siempre la tienes que humedecer antes de su uso para que esta cantidad sea la mínima posible. Utilízala dando pequeños golpecitos en la piel para que el producto penetre adecuadamente. De este modo no dejarás marcas, consiguiendo una mayor naturalidad.  

Lo ideal sería extender la base con la brocha, y luego mezclar y perfeccionar todo con una esponja. Aunque también puedes utilizar tus manos o dedos (ideal para una BB Cream). De este modo el producto se calienta con las manos y ayuda a mezclarse con la piel.